Wednesday, August 27, 2014

Difuminar con pinturas de colores

Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que puse algo en el blog. No he estado de vacaciones, pero una cosa pasa detrás de otra y al final no he podido ponerme tranquilamente en el ordenador a escribir. En el último post, os puse una tarjeta con una abeja coloreada con pinturas de colores. Bueno, pues aquí está el tutorial de cómo lo hice. Mi método no es mejor ni peor que otro, pero es el que sigo. A mí, de momento, me funciona y estoy satisfecha. Eso no quita para que en cualquier momento intente otra cosa y cambie. 

Lo primero que necesito para colorear (a parte del dibujo y las pinturas) es la caja donde guardo todos los difuminos (o tortillones). Tengo varios de distintos tamaños y suelo tenerlos separados por colores. Esto no hace falta, pero muchas veces me evita el tener que limpiar tanto el difumino. También guardo un poco de papel de lija (para raspar la parte del difumino que queda sucia), una goma de borrar y unas cajas donde tengo los líquidos para difuminar. Las cajas tienen dentro una esponja mojada con el líquido.  En el caso de la caja con la T, el líquido es turpenoide (es el que uso en este tutorial y en el resto de mis dibujos) y en la otra caja tengo aceite de bebé, que funciona también pero cuesta algo más hacer que los colores se mezclen. 





Empiezo con la imagen de la abeja, impresa en color negro con una impresora láser, pero se puede usar una de inyección de tinta. Muchas veces es incluso mejor. Recorté la abeja antes de colorearla para el tutorial, aunque normalmente coloreo primero y luego recorto. También en un papel aparte voy apuntando las pinturas que utilizo y así luego lo tengo de referencia por si quiero repetir. Siempre lo apunto en el orden en que las utilizo. 




Normalmente siempre empiezo coloreando las partes mas grandes. Así que empecé por el cuerpo. Siempre utilizo el color más claro primero, rellenando los espacios más grandes. No relleno todo el espacio. Simplemente saturo bien de pintura para que al difuminarlo la pintura vaya a los espacios que he dejado en blanco. Si la imagen es muy grande, se puede pasar un poco la pintura suavemente por los espacios en blanco por si quedara algún sitio donde no llegue el color. En este caso no me hizo falta. La abeja sólo tiene 2 inchas de largo.




Cuando he terminado de colorear, con un difumino limpio mojado en turpenoide, voy pasando color hacia las zonas en blanco. Siempre en movimientos circulares. Si no llega todo el color al otro extremo, voy hacia atrás y vuelvo. Despacio, desde un extremo al otro. 




Este es el resultado después de pasar el difumino con el turpenoide. Las zonas que dejé blancas ahora están amarillas y es un amarillo mucho menos intenso, intentando dar la sensación de que ahí da la luz. 

No se necesita mucho turpenoide. Simplemente mojar la punta del difumino en el líquido. Se ve perfectamente como se humedece. Y ese poco dura mucho tiempo. 




Con una pintura naranja claro voy dando sombras. Sigo la misma técnica, pero como no quiero pintar todo por encima del amarillo, la banda que pinto de naranja es mucho mas estrecha que aquella que hice para el amarillo. De la misma manera, lo difumino con movimientos circulares hasta que los dos colores, el amarillo y el naranja, están mezclados. No me hace falta cambiar de difumino porque estoy utilizando colores que mezclo juntos y siempre voy de claro a oscuro. Si no fuera así, cambiaría de difumino o lo limpiaría con el papel de lija. Tampoco me hace falta volver a mojar el difumino con turpenoide. 

En la segunda foto se puede ver como la abeja va cambiando de color.





Quería resaltar un poco más los colores, así que utilicé un naranja más oscuro y lo difuminé. La línea también más estrecha que la anterior (o al menos esa era mi intención). Ya tengo terminada la parte principal de la abeja. Ahora los detalles.





Las bandas negras y el aguijón es lo más fácil de colorear. Simplemente negro y difuminar. Normalmente utilizo también un azul oscuro o un morado oscuro, pero esta vez solo lo hice en negro.





Las alas las pinté de color azul, por darle algún color. Utilicé un azul claro, rellenando bastante superficie del ala para luego difuminarlo. Igual que antes, un difumino limpio, humedecido con turpenoide y con movimientos circulares desde el extremo con la pintura hasta el otro extremo sin la pintura.




Como no podía ser de otra manera, se me olvidó hacer una foto por el medio.

Después para dar un poco de sombra a las alas, utilizo un azul algo más oscuro y trazo una línea por el borde. Luego lo difumino. También difumino donde el ala se pone en contacto con el cuerpo,  de manera que el azul se mezcla con el amarillo y el negro, dando la sensación de que el ala tapa algo del cuerpo de la abeja. 




El resultado final es la abeja terminada, y lista para poner en la tarjeta.  Espero que se entienda un poco y que os haya gustado.







No comments:

Post a Comment

Subscribe to my newsletter

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...